Al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, no le gusta el “modo rapidín” y confesó ser un anti TikTok, tras ser cuestionado sobre el hábito de lectura en el país.

Aclaró no estar en contra de la red social; sin embargo, manifestó su rechazo al modelo de comunicación que plantea, pues cada día reduce el tiempo, a segundos, en el que la gente accede a la información o entretenimiento.

El pueblo de México sí lee; sin embargo, “todo lo quieren rápido como sucede en TikTok”, comentó el inquilino del Palacio durante La Mañanera.

Durante su perorata matutina, el presidente aseveró que, a diferencia de los mensajes cortos que suceden en los clips de la app china, para él que habla despacio y no de corrido, la fórmula que se usa en dicha red no le permitiría permear sus mensajes, los cuales, según el tabasqueño, se caracterizan por tener contexto histórico, o sea puro rollo.

“Yo soy un anti Tiktok, no es que esté en contra de esa forma de informar. Yo hablo de corrido, hablo despacio y me gusta siempre contextualizar, pero lo que tiene más éxito es lo que tarda un segundo”, dijo desde el pulpito del Salón de Tesorería.

No obstante, aceptó que, pese a los esfuerzos del gobierno por fomentar la lectura en el país, todavía continúa “enfrentando a los medios electrónicos” y a lo que llamó “una especie de moda de no querer complicarnos mucho la vida”, que ha surgido a partir de las diversas redes sociales como TikTok, las cuales facilitan la información a los ciudadanos sin que les interese más abundar en ella.

Pero no quedó ahí el asunto, el hijo predilecto de Macuspana tuvo el remedio para contrarrestar dicha moda y dijo que el programa “Fandango para la lectura”, el cual impulsa Beatriz Gutiérrez Müller, es el antídoto perfecto.

“Siguen funcionando los clubes de lectura, hay un programa que es muy importante, que se llama a ‘Fandango para la lectura’, ahí participa mi esposa Beatriz, es su contribución y otros escritores van a los estados, leen, se promueve mucho la lectura y hay que seguir”, dijo

Además, dijo coincidir con Paco Ignacio Taibo II, titular del Fondo de Cultura Económica, de que en México sí se lee, pero hay que acercar obras a bajo costo a la ciudadanía. Incluso, puntualizó que “la política, por ejemplo, no podría ejercerse bien sin la literatura, los literatos son maestros políticos”.

Al final, López Obrador hizo un llamado al pueblo a acercarse a los libros a precios accesibles que ofrece el Fondo de Cultura Económica para que México se convierta en una “república de lectores” y no en la república del TikTok”.

AMLO y las redes

El pasado 15 de enero de 2021, el presidente López Obrador se pronunció por garantizar que en México haya libertades y no censura; en aquella ocasión planteó la posibilidad de desarrollar una red social o alguna plataforma alternativa.

“No descartamos el que Conacyt, la Secretaría de Gobernación, la Consejería Jurídica, la misma Secretaría de Relaciones Exteriores, todos, Comunicaciones, que se busquen opciones, alternativas, aclaro, para garantizar la libertad, por la libertad y para que en México no haya censura, un país sin censura. México, un país sin censura, un país de libertades”, comentó.

La afirmación del mandatario nacional surgió desde Palacio Nacional tras las sanciones realizadas por Twitter, Facebook, Instagram y YouTube a las cuentas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por incitar a sus simpatizantes durante el asalto contra el Capitolio, el pasado 6 de enero.